Bichos peludos [Mary]

Ir abajo

Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Desmond Jones el Sáb Mar 24, 2012 3:40 am

Había cosas que nunca cambiaban y, aunque sus idas y venidas de Valgrange a Londres y de Londres a Valgrange habían sido muchas, siempre terminaba volviendo a la Comunidad y por ende, a su trabajo en la Reserva. Seguramente tenía suerte de que fuera su tío el que decidiera devolverle o no su puesto de trabajo, porque de ser otra persona probablemente ya le hubiera enviado al diablo.

Y precisamente la familia era la razón por la que era incapaz de estar en Londres por demasiado tiempo, porque a pesar de su actitud fría y distante, de que no le importaba reconocer en voz alta que no necesitaba a nadie y que estaba completamente a gusto siendo un solitario, la familia era la familia, por muy irritantes que se le hicieran, y aquella última vez cuando Amelia y Paula, que habían sido las que lo acompañaron en su última excursión de varios meses a la capital inglesa habían vuelto, había vuelto con ellas. Y no se había vuelto a ir porque con el nacimiento de sus nuevas primas gemelas se suponía que la família debía permanecer unida, aunque a él le parecieron unas bolas rosadas de lo más irritantes y lloronas.

A pesar de todo, vivir en Valgrange tenía sus ventajas. Le gustaba la Reserva y los bichos que habían en ella (de los cuales muchos los había traído él, evidentemente sin pedir permiso a nadie), y dada la situación que vivían con los muggles no podía decirse que quedaran muchas reservas de criaturas mágicas en el mundo. Por eso consideraba parte de su cometido con la humanidad llenarla de cuantos pudiera.

Su última obsesión eran los huevos de dragón, y ni el que tuviera que mezclarse con magos en el mercado negro o que su tío le había dicho por activa y por pasiva que no los quería iban a hacer que no se saliera con la suya.
Pero por el momento tendría que conformarse a hacer las horas extras que se le había pedido a cambio de su readmisión. Tenía que alimentar a los kneazles y eso lo ponía de mal humor. ¿Había algún bicho más soso y aburrido que aquellas malditas bolas de pelo?

Y en eso estaba, repartiendo la comida delante del montón hambriento de kneazles que tenía delante cuando de pronto, una de aquellas asquerosas criaturas desagradecidas le mordió la mano.

- ¡MALDITOS BICHOS, COMERÉIS GUSANOS DURANTE UN MES! - y su grito valió para que todos salieran huyendo.

Desmond miró con el ceño fruncido la hilera de dientes que habían quedado marcados en el dorso de su mano y usó su camiseta para limpiarse la sangre que había empezado a salir de la herida mientras continuaba mascullando entre dientes. Iba a hablar con su tío y a dejarle claro que no le importaba si lo echaba pero que no iba a seguir alimentando a aquellas criaturas inútiles.

_________________
avatar
Desmond Jones
Metamorfomago

Soy : Bad Boy / Trabajador de la Reserva Deathly Hallows Woods
Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Mary Claypool el Sáb Mar 24, 2012 9:14 am

Mary debía confesar que, por su parte, ella no era tan aventurera y valiente como quería aparentar ser. Que no le tenía miedo a nada, que podía con absolutamente cualquier obstáculo que le pusieran en frente y que siempre, sin importar la situación, ella iba a quedar airosa, a cantar victoria porque había logrado salirse con la suya, que las cosas se hacían a su manera y a quien no le gustara pues bien podía irse a revolcarse en moco de babosas por lo que a ella respectaba.

Tenía miedo, por Merlín. Miedo por todas las cosas que estaban pasando. Y precisamente por eso a ella nunca iban a convencerla de poner un solo pie fuera de Valgrange. No era tan ingenua como para creer que ahí estaban 100% seguros, vamos… solo había que mirar todo lo que había acontecido en otras comunidades como la suya. Pero pensaba que, entre los suyos, si que estaba más segura que en cualquier otro cuchitril lleno de muggles mugrosos e histéricos.

A veces en sus momentos más oscuros, cuando podía dormir, su mente le jugaba malas pasadas y le presentaba escenarios imaginarios sobre los “que pasaría si…”. Esas ocasiones eran las peores. Porque al amanecer lo primero que hacía era ir a abrazar a su papá como si la vida se le fuera en ello porque había entretejido toda una historia en la que el moría como el padre de Jose. O se quedaba viendo a su mamá en una especie de trance preguntándose qué haría si a ella le despojaran de su magia como a la madre de Sunday. O iba directamente a golpear a Demian y Jace porque soñaba que se habían hecho los héroes sólo para lucirse (cosa que se les daba bastante bien) y entonces la próxima vez que los veía era en el cementerio.

Si de ella dependiera, se llevaba a toda su familia y las personas que quería a un bunker bajo tierra hasta que la vida dejara de ser un caos absoluto. Y decir eso ya era mucho, porque a decir verdad las personas por las que se preocupaba genuinamente las contaba con los dedos. No le extrañaba entonces sentirse como león enjaulado cada vez que alguien insinuaba siquiera el dejar Valgrange. Nunca lo vocalizaba y se mordía los labios para no hacer berrinches sobre ello –cosa que se le daba de maravilla-, pero el nudo en el estómago era algo que no podía ignorar.

Los viajecitos de Desmond le tenían vuelta loca. Le reñía por ello, le pegaba a veces y más de una vez cuando se habían emborrachado juntos le había jalado las orejas o el cabello en una especie de reclamo infantil porque era muchísimo más fácil para ella expresar su preocupación así que decirle abiertamente no me gusta que te vayas.

En esa ocasión iba buscando a Demian. Porque su hermano podría ser un soberano cabrón en muchas cosas y un hijo de puta –pobrecita de su Santa Madre- pero cuando menos en el trabajo era responsable. Y la verdad era que rondar por la reserva cuando sabía de sobra que no había animales peligrosos –desafortunadamente- no le molestaba. Caminar no le incomodaba (siempre y cuando no llevara tacones de vértigo de esos que se entierran en tierra blanda).

Y buscando a Demian, prestar atención a los berridos del metamorfomago era algo que venía ya casi ligado. Siguiendo la voz fue que encontró a Jones despotricando contra los kneazles, que todo sea dicho no le veían de muy buena manera. Y de hecho, tampoco la miraban a ella bien. Uno de ellos se esponjó como Micropoff y no tardó en vocalizar su descontento ante la cercanía de la bruja. ¿Aquello que decían que esa clase de animales tenían radar para identificar a las personas que no eran de fiar? Pues…

- ¿Y tú en serio te crees que gritándoles vas a hacer que te traten mejor? – Puso los ojos en blanco y se acercó al mago. Claro que se aseguró de espantar a los bichejos con una patada al aire. Por supuesto que no iba a golpearlos, pero eso no significaba que quisiera tenerlos cerca. Y sin preguntarle ni pedirle permiso le tomó la mano y la alzó para revisarle la mordida que sangraba. Ya se sabe, el tipo de confianza que viene con muchísimos años de conocerse, el mal carácter que compartían y los encuentros sexuales ocasionales a espaldas de sus hermanos.
avatar
Mary Claypool

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 22/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Desmond Jones el Dom Mar 25, 2012 12:29 am

Debería haber imaginado que Mary iba a aparecer. El destino continuaba jugándole humor negro y la chica continuaba apareciendo en los momentos más inoportunos (cuando intentaba iniciar coqueteos atroces con alguien, cuando intentaba ocultar tigres de contrabando en la reserva o, en este caso, cuando un estúpido kneazle le mordía la mano.)

- Pues me funciona con el resto de la humanidad. Grito y dejan de molestarme, que para el caso es lo que yo quiero. - masculló entre dientes al tiempo que dejaba que Mary le examinara la mano.

Desde luego aquellas confianzas no las tenía con demasiada gente. De hecho tenía alergía a aquella clase de contactos demasiado cercanos en lugares que no fueran con una chica entre sábanas, y si en vez de la pequeña de los Claypool hubiera sido cualquier otra persona ya le habría amenazado con la peor maldición que le hubiera pasado por la cabeza.
Pero a ella la dejó hacer y por alguna extraña razón, poco a poco sintió que su odio irracional hacia aquellos bichos peludos iba a menos hasta casi terminar desapareciendo del todo.

- Bueno, ¿tendrán que amputarme la mano? - porque si, aunque costara de creer a veces incluso bromeaba, pero se le debía conocer realmente bien para saber diferenciar cuando hablaba en serio y cuando se estaba burlando.

La verdad es que eran muy pocos los que habían tenido el privilegio de oir un comentario que se pareciera remotamente a una broma, probablemente solo su familia y dos o tres personas más. Y Mary estaba entre aquellas, no solo por todo lo que habían pasado sino porque a pesar de todas sus cosas, la chica le gustaba lo suficiente para no estar todo el rato a la defensiva.

- Como tenga que seguir alimentado bichos inútiles voy a buscarme otro trabajo. O me largaré a Londres. Las mocosas ya tienen un mes, no es como si tuvieran tres días... y parece que estén haciendome el favor de la vida dejándome volver a recoger excrementos y a dar de comer.

Sin embargo aquel ceño fruncido y las quejas masculladas entre dientes si que eran un rasgo cien por cien suyo. Y en aquellos momentos sentía que en realidad nadie estaba contento con su vuelta a Valgrange. Su tío había tenido que readmitirlo, su família tenía que aguantar de nuevo sus malos humos y de todos modos, ¿había algo que realmente lo ligara a ese lugar?

- Tengo una botella de whisky de fuego escondida en el almacén. - dijo entonces simplemente mirando a Mary. Y luego hechó a andar hacía la caseta que les servía como almacén de piensos y utensilios varios para las criaturas de la reserva. Aquella era su invitación explícita a que lo acompañara a beber. Y si tenía algo mejor que hacer, pues se emborracharia solo...

_________________
avatar
Desmond Jones
Metamorfomago

Soy : Bad Boy / Trabajador de la Reserva Deathly Hallows Woods
Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Mary Claypool el Dom Mar 25, 2012 6:25 am

Le miró apenas un segundo, enarcando sutilmente las cejas y la expresión en su rostro transmitía un muy velado "es que eres idiota." Ella no era Miss Simpatía Rayitos de Sol Me Llevo Bien con Todo el Mundo, pero algo de sentido común tenía: jalale la cola al perro y te va a morder, hablale feito al kneazle y te va a arañar. De hecho uno de los bichejos en cuestión siseó enfurecido y entonces la mirada asesina de Mary se desvió hacia él. ¿A si? Pues a ver quien gruñía más fuerte.

- Oh sabio cuidador de animales, con razon las bolas de pelusa estas te quieren volver alfiletero. - Le respondió mientras le revisaba la herida. Si ella era, según palabras del propio Desmond, una de las pocas personas que no estaba obsesionada con que debía ser más amable y sonriente y etcétera etcétera era porque sus malas caras no le molestaban. Probablemente ella podía ponerse más insoportable que él. ¿Así que qué iba a decirle? "No Desmond, tienes que ser feliz para no robarme protagonismo".

Con la broma del metamorfomago esbozó una media sonrisa. La mordida sangraba pero no parecía nada grave. Se le afiguraba que hubiera salido peor parado si en vez de los dientes hubieran usado las garras, porque aunque no era experta no creía que los colmillos de esas cosas pudieran hacer heridas muy profundas. - No lo creo, pero tal vez se te vaya a salir una tripa por ahí. O una piedrita de esas que hace la gente muy enojona. -

Como no era nada que ameritara ir corriendo a buscar un medimago la chica sacó su varita del bolsillo de su pantalón para conjurar un Episkey sobre la mano de Desmond. Por un instante la expresión de Claypool se suavizó al ver que la "crisis" había quedado controlada. Todo hubiera ido de maravilla a no ser por el último comentario del muchacho.

O me largo a Londres. Fue ahí que la mirada asesina heredada de su madre surgió y soltó la mano del mago con bastante brusquedad. Tentada estuvo incluso de enterrarle las uñas para lastimarlo y que sangrara de nuevo, y hasta pareció esponjarse como uno de los dichosos kneazles enfurecidos. ¿A sí? ¿Con que quería volver?

- Pues no sé que tiene de maravillosa esa cochina ciudad. - Con el ceño fruncido, los brazos cruzados y la boca torcida masculló ella entre dientas. - No estarías recogiendo caca de gato hormonal si no te hubieras ido en primer lugar. - Seguro que debió haberse callado, pero venga, era Mary de quien hablaban. La prudencia nunca había sido su fuerte.

Y que se lo tomara como quisiera, que ya Desmond sabía que a ella no le asustaban sus reacciones. Así que cuando le decía de la botella de whisky de fuego se adelantó para rebasarlo y llegar ella primero a la choza, golpéandolo de paso con el hombro al caminar junto a él. Estaba enojada pero siempre había tenido una debilidad por esa bebida, seguramente herencia paterna. Igual y le cogía la botella y se iba luego para dejarlo recogiendo popó de animales con la fantasía de la maravillosísísima ciudad que era Londres, la mugrosa y lluviosa y oscura y llena de muggles enloquecidos Londres.
avatar
Mary Claypool

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 22/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Desmond Jones el Dom Mar 25, 2012 10:54 am

Era un hecho: nunca entendería a las chicas. Y aquella afirmación llegaba a límites insospechados cuando se trataba de Mary Claypool. Porque por mucho que la conociera y por muchas cosas que tuvieran a sus espaldas siempre le iba a parecer la más imprevisible de todas las que conocía. Y esa tarde le había dado la enésima muestra, porque tan pronto estaba siguiendole la broma de su mano maltrecha y al siguiente parecia enfurecida y con un odio irracional hacía Londres.

Y luego el que se llevaba la fama era él. Aquello era estupendo.

- No me hubiera ido si aquí hubiera algo interesante que hacer. Esto es mortalmente aburrido. Ni siquiera se puede conseguir... Da igual. - dijo, dejando la frase a medias.

Había estado a punto de decir "ni siquiera se puede conseguir sexo decente". Pero dada su historia tuvo la sensación de que probablemente aquel comentario la enfureceria más, y con un mordisco al día tenía más que suficiente.

Decidió no decir nada más. En momentos como ese apreciaba más que nunca el valor de un buen silencio, y recordaba el porque le gustaba ser un chico de pocas palabras. Cuanto menos se hablaba menos posibilidades de meter la pata. Por ejemplo, si hubiera hablado menos o no tendría a Mary enfadada como banshee en celo por algun inexplicable motivo o sabría exactamente lo que había dicho para que se pusiera de ese modo con él.

Encogiéndose de hombros dejó que Mary tomara la delantera. Conocía la reserva lo suficientemente bien como para llegar al almacén sin problemas. Él simplemente se metió las manos en los bolsillos y la siguió a una distancia prudencial. Que no entendiera a las chicas no quería decir que no supiera que en algunas ocasiones lo mejor era darles algo de margen.

La casita de madera estaba apenas a cinco minutos de ahí, así que no tardaron en llegar. Para cuando cruzó el umbral de la puerta Mary ya estaba ahí mirandolo con mala cara. Por supuesto que seguía cabreada. No esperaba que el enfado se le pasara en dos minutos.
Intentando poner cara de poker pasó por su lado para buscar la botella que estaba escondida entre unos sacos grandes de pienso, y sin decir nada se la tendió a Mary, y esperó a que ella le diera un trago para hablar.

- Bueno, ¿verdad? - dijo seguro, pues sabía de sobras que era un whisky de fuego de calidad que era imposible encontrar en Valgrange - De una destileria mágica clandestina de Londres. Para que veas que no todo es malo en "esa cochina ciudad" - acabó por usar sus palabras exactas antes de tomarle la botella de las manos para dar el mismo un trago.

Acto seguido rebuscó en el bolsillo trasero de sus pantalones hasta dar con su varita y con un movimiento de muñeca recolocar algunos sacos para que pudieran sentarse encima, aunque a decir verdad no estaba seguro de si la chica querría continuar haciendole compañia o compartiendo alcohol.

- ¿Me contarás lo que te pasa o porque todo ese odio contra Londres o seguirás comportandote como un hipogrifo en celo? - dijo sin variar la expresión de su cara ni un poco, dandole otro trago a la botella.

_________________
avatar
Desmond Jones
Metamorfomago

Soy : Bad Boy / Trabajador de la Reserva Deathly Hallows Woods
Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Mary Claypool el Mar Mar 27, 2012 6:18 am

Claro que tomó la botella y le dio un buen trago, así, directo del contenedor y como toda una señorita. Porque seguía enojada y no tenía en mente ponerse mimosa con nadie así que al cuerno con los modales y apariencias, ¿que no? Y Mary Claypool nunca le decía que no al whisky de fuego, sin importar la hora del día que fuera.

Debía admitir que en efecto, la bebida le sabía de muchísima mejor calidad de lo que tenían por ejemplo en Goldman’s o en cualquier otra cantina del pueblo. Los negocios hacían lo que podían para ofrecer buen producto pero vamos, que esto del comercio también se llevaba sus buenos golpes con la manera en que el mundo funcionaba ahora. Refunfuñó algo de mala gana entre dientes, entornó los ojos con desdén y le entregó la botella a Desmond, o mejor dicho, se la aventó contra el pecho sin importarle que tan brusca era o si acaso derramaba algo. Al cuerno. Que tuvieran buen licor no quería decir que iba a cambiar todo lo que pensaba sobre ese lugar.

Y por un momento pareció que no iba a decir nada y mejor se dedicaría a ignorarle porque las vetas en los tablones de madera se habían vuelto más interesantes que él. La choza era oscura, un poco sofocante y olía a alguna mezcla de guiso de carne y pelaje mojado, pero a fin de cuentas estaban en medio de una reserva de criaturas. Lo curioso era que había terminado por acostumbrarse al peculiar olor gracias a su queridísimo hermano que a veces insistía en abrazarla cuando llegaba a casa bañado en porquería, claro, solo por fastidiarla. Eew.

- Por lo menos a los hipogrifos en celo les hacen caso. – Espetó con ese tono de chiquilla caprichosa que tan bien se le daba. Pasó los dedos por uno de los estantes polvorientos y luego, solo porque no sabía que más hacer, pateó uno de los costales.

- ¿Qué? ¿Además del clima asqueroso, la claustrofobia de tener tanto muggle alrededor y el que haya cuatro Brigadistas en cada esquina? Ohhhhh si, suena a una ciudad maravillosa. – Mary no tenía en realidad problema con los muggles como individuos. A ella lo de la pureza de sangre y patrañas varias le tenían sin cuidado y a lo largo de su vida –por corta que fuera- había conocido a muchas personas que tenían esas raíces. Tenía un problema con los muggles como grupo y las cosas que hacían. Y se sentía horrible porque parecía que nadie lo entendía.

- Te aburres aquí por que quieres. Yo no veo ninguna necesidad de que andes yendo para allá. O dime tú, ¿Qué tiene de maravillosa? – Su familia estaba en Valgrange. Su carrera y los poquitos amigos que lo aguantaban también. Estaría haciendo más que recoger excrementos y alimentar gatos si no fuera tan caprichoso de coger sus maletas y largarse cuando le daba la gana. ¿ENTONCES QUE AFAN DE MARCHARSE? Lo unico que iba a hacer era lograr que le hicieran daño!
avatar
Mary Claypool

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 22/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Desmond Jones el Miér Mar 28, 2012 8:41 am

Seguía sin tener la menor idea del porqué de toda aquella hostilidad repentina. Ni siquiera él tenía aquellos cambios tan bruscos de personalidad, y aunque se suponía que las chicas eran más dadas a ello, era la primera vez que vivía algo tan brusco en vivo y en directo.
Tenía la ligera sensación de que tenía alguna cosa que ver con Londres, pero eso le parecía que tenía menos sentido todavía, porque por muy poco que le gustar aquella ciudad... ¿Porque todo aquel mal humor?

Decidió no darle mayor importancia al asunto. ¿Que Mary quería estar cabreada por alguna inexplicable razón? Pues bien. Él no necesitaba emborracharse con miss sonrisas. De hecho creía que ni siquiera necesitaba compañia para aquello pero sin embargo no iba a echarla, porque a su peculiar y extraña forma, no podía pensar en nadie mejor para estar en aquel cobertizo con él.

- ¿Y que te hace pensar que no te hago caso? Estoy aquí, ¿no? - preguntó frunciendo el ceño.

Dio un largo trago a la botella de whisky, sintiendo que lo necesitaba cada vez con más urgencia a medida que iba pasando más rato en compañia de Mary sin entender que era lo que había hecho mal.

- Lo que tiene de maravillosa es la infinidad de cosas que hay para hacer. Y que la gente no te conoce, y no te juzga. Puedes hacer lo que quieras, acostarte con quien quieras y meterte en todos los negocios ilegales que quieras. Nadie va a mirarte como al chico que es la oveja negra de los Jones y que no vale para nada.

No era frecuente oírle pronunciar tantas palabras seguidas, y seguramente se las habría ahorrado de tener otra persona delante. Y seguramente el alcohol que ya había bebido empezaba a aflojarle la lengua. Las cosas que decía habiendo bebido más de la cuenta siempre acababan metiendole en problemas... Pero le importaba poco dado que sus acciones cuando estaba sobrio, muchas veces también acababan mal.

- Nombrame solo una cosa interesante qué hacer aqui. Algo que no pueda hacer en Londres. Y me quedaré. - la retó, pensando que era imposible que la chica le respondiera a lo que él pedía.

_________________
avatar
Desmond Jones
Metamorfomago

Soy : Bad Boy / Trabajador de la Reserva Deathly Hallows Woods
Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Mary Claypool el Miér Mar 28, 2012 9:44 am

- No vale, no me hiciste caso cuando te dije que no te fueras. – Sabía que seguía dando vueltas en círculos al mismo punto, pero en cuanto a necedades Mary lograba llevarse medallas. Que al final, a su parecer todo se resumía eso.

- Merlín, no puedes estar hablando en serio. – Replicó entre dientes, negando vehementemente con la cabeza pues se mostraba incrédula a lo que escuchaba sobre la manera en que el metamorfomago se sentía, quizá más cansado de ser “la oveja negra de la familia” de lo que aparentaba o todo el mundo daba crédito.

Y tal vez eso era algo que Mary no entendía no podría entender porque no creía que en su familia hubiera ovejas negras. De hecho le parecía que, a su manera, todos lo eran un poco. Ciertamente a nadie se le ocurriría compararla con Jace o con Demian, y a sus padres no tenía nada que demostrarles. Por más que ella cometiera errores o sacara de quicio a su familia nunca había miradas de reproche o desaprobación. Decían que sus padres eran irresponsables y los habían hecho unos mocosos malcriados. Tal vez era cierto, pero eran unos mocosos malcriados unidos. No quería decir que los hermanos Jones no se quisieran ni mucho menos, pero cuando uno veía a Aaron y a Desmond, o a Allie y Desmond, o... a cualquiera y Desmond, pueees…

- Debería importarte un tubérculo deforme de mandrágora lo que pensaran de ti o si te juzgan o no. ¿Qué no lo importante es que tú estés a gusto con cómo eres? – Y eso era algo que defendía. No le importaba que pensaran que era una cualquiera insoportable porque ella se divertía y pretendía exprimir hasta la última gota de su juventud. Era verdad que había dejado de brincar de cama en cama con tanta facilidad o cuando menos se llevaba las cosas con más calma, pero eso había sido por ella, para protegerse y no volver a bajar la guardia como le había pasado con Shawn Notram. No tenía absolutamente nada que ver que alguien le llamara zorra o cosas mayores.

Irónicamente fue con la guardia baja con que recibía el reto del metamorfomago. Mary entonces entrecerró los ojos de manera desafiante. Nadie podía contradecir los hechos que decían que A) Valgrange era un pueblito pequeño y aislado, B) Eventualmente mucho de lo mismo termina por volverse soporífera rutina. Seguro que la ciudad más famosa de todo el Reino Unido tenía mucho para ofrecer, ¿qué no?

Pues tan sencillo como que, si le ponían a escoger, ella prefería estar aburrida pero viva que muerta con un millón de experiencias a sus espaldas que nunca iba a poder contar. Que le llamaran cobarde si querían, no iba a dar su brazo a torcer en ese aspecto.

¿Y es que qué le iba a decir? ¿Qué en Londres no había bichos mágicos y alcohol? ¿Qué no había quien follara bien? ¿O que en Londres no se la iba a WOW* a ella? Si esos argumentos sirvieran para retenerlo pues no se habría marchado en primer lugar.

- ¿Pues qué tal algo que puedes hacer en Valgrange y en Londres no, mm? ¿Andar por la calle sin preocuparte si un Brigadista te mete una puñetera bala entre ceja y ceja? - Alé, ahí su respuesta. Le tenía sin cuidado si en realidad los Brigadistas hacían ese tipo de cosas o no a plena luz del día y en público, porque hasta donde sabía bien podrían hacerlo. Le arrebató la botella después de responderle para beber. No iba a cruzarse de brazos y encojerse como animalito herido, pero si Desmond no se daba cuenta con una contestación así sobre cuales eran sus inquietudes... es que el whisky de fuego ya le había achicharrado más de una neurona.

----
* Que risa!! El foro censura!!! XDDDDDDD



Última edición por Mary Claypool el Miér Mar 28, 2012 10:58 am, editado 2 veces
avatar
Mary Claypool

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 22/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Desmond Jones el Miér Mar 28, 2012 10:51 am

- Fuiste la única que me pidió que no me fuera. Ni mi padre, ni mi madre... Ni ninguno de mis hermanos, ni mis primos, ni... En fin, supongo que te haces una idea. Todos parecían aliviados de que el gruñón de Desmond se marchara a Londres.

Y ahí iba su confesión, aquello que se había estado guardando durante mucho tiempo para él y que nunca había dicho en voz alta, y que si no hubiera bebido casi un cuarto de botella él solo en tres tragos, habría continuado siendo algo que pensaba solo para él.

Quizás fuera una estupidez, o quizás su família simplemente no había dicho nada porque sabía que cuando se le metía algo entre ceja y ceja era completamente imposible hacerle cambiar de idea. De todos modos un "No te vayas, Desmond" no habría estado mal.

- El caso es que no sé si estoy conforme con mi forma de ser. Tengo la sensación de que alejo a todo el mundo, pero simplemente no sé como ser diferente. Tengo poca paciencia, me enfado rápido... No hay nada que hacer.

Definitivamente estaba hablando muuuuuuuuucho más de la cuenta, y la ocasión ameritaba otro largo trago de whisky. Su intención era que mañana no recordara nada, y pensaba obligar a Mary a que bebiera la misma cantidad de whisky para que tampoco recordara nada de lo que había llegado a decir. No iba a dejarla sintiendo pena por él y mirándole como si fuera un pobre cachorro abandonado siempre que se encontraran.

Y entonces la verdad de todo aquello salió a la luz con las últimas palabras de la chica. Le preocupaba que pudiera pasar algo, que un brigadista le disparara o cualquier otro peligro relacionado con los Brigadistas y que seguramente no podía llegar a entender. Y toda aquella preocupación le pilló tan desprevenido que ni siquiera supo qué contestar.

- De hecho solo disparan si sospechan que eres mago, y si no conjuras nada es imposible que lo sepan. - fue todo lo que alcanzó a decir, encogiéndose de hombros.

No un "Gracias Mary, tu preocupación significa mucho" o un gesto cariñoso como un abrazo. Ni siquiera un amago de sonrisa. Nada. Así era él, y seguramente por eso mismo la gente acababa cansada. Era como tratar con un trozo de hielo.

- Intentaré no volver a irme si con esto estás más feliz. - dijo, y aquella simple frase significaba muchas cosas. Tantas que ni siquiera quería pararse a pesar en ello.

_________________
avatar
Desmond Jones
Metamorfomago

Soy : Bad Boy / Trabajador de la Reserva Deathly Hallows Woods
Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Mary Claypool el Miér Mar 28, 2012 11:42 am

Juraba que estaba a punto de ahorcarlo o sujetarlo de los hombros y darle una buena zarandeada a ver si así conseguía que viera un poco las cosas a su manera, manera que estaba convencida era la correcta. Le costaba creer que ninguno de la tribu Jones hubiera intentado convencerle de quedarse, y escuchar de su boca que había sido la única en insistirle era imponente. ¿Ella? ¿Sólo ella? ¿En serio?

- ¿No se te ocurre que si no sabes cómo ser diferente es porque no tienes que ser diferente? - A su juicio no había ninguna lógica en tener que cambiar para agradarle a los demás. ¿Con qué fin? Uno tenía su genio y su propia naturaleza y no había razón para intentar cambiarlo. Los que la querían lo hacían sabiendo que a veces podía ser una soberana hija de puta. Ella lo quería a él sabiendo que tenía genio de viejito ermitaño de siglo y medio de edad. – ¡Que se jodan los demás! Si te quejas de lo aburrido imagina que tan soso sería si todos fuéramos solo sonrisitas y cachorritos de colores todo el tiempo. -

De repente el ambiente se tornaba tenso conforme más se acercaban al núcleo del problema. Todo indicaba que no era ella la única con la guardia baja esa vez. Desmond parecía tan sorprendido de la respuesta que le daba como ella lo había estado de que se lo preguntara en primer lugar. La explicación que le daba, sobre que los Brigadistas solamente disparaban en caso de sospecha no le dejaba más tranquila en lo absoluto. Así que la bruja se acuclilló frente a él (con cuidado, que el equilibrio y los cambios de gravedad no se llevaban muy bien con el whisky de fuego) para poder quedar a su altura y mirarle a los ojos.

¿Qué hizo entonces? Le dio una bofetadita. No con la fuerza ni saña para lastimarlo. Lo que quería era darle a entender un “Eh, ¡reacciona!”… y vale, tal vez cabrearlo un poquito.

- ¿Y si te emborrachas y te olvidas donde estas y te quieres aparecer en tu piso? ¿O si alguien te hace enojar de más y se te ponen los ojos rojos? – Todas esas cosas podían pasar… aunque fuera un chico mayor, mago experimentado y metamorfomago en control, no podía asegurarle al 100% que nada de eso iba a pasar. Porque era hechicero, porque la magia era parte de él, ¿cómo tener que ocultar quien eras, lo que eras? No le cabía en la cabeza. No lo entendía. Y tampoco quería hacerlo.

- Ya es mucho tener que preocuparme por Jace. Pero él es auror. Además somos mitad squib, somos más aguantadores. - "Como cucarachas" le había dicho un niñito sangre limpia repipipis en Hogwarts cuando el mayor problema de los magos era el del estado de sangre, pero si, ella creía que su madre aguantaba mucho más que cualquier bruja normal y por compartir sus genes, pues ella también.

Y el niñito en cuestión no terminó nada bien cuando sus hermanos se enteraron.

- Tú te vas porque quieres. No porque no tengas nada por hacer. Ni porque no le importes a nadie. – Fue ahí que agachó un poco la mirada. Por supuesto que se angustiaba cada vez que su hermano mayor tenía que dejar el pueblo. La cosa era que así como se preocupaba por él, se sentía tremendamente orgullosa de Jace Claypool II por escoger ese camino aun sabiendo los riesgos. Ella no podría hacer algo así. Tenía demasiado miedo. La carrera de Demian y de Desmond tenía sus riesgos también (no tantos considerando la clase de animales de las reservas), pero las quemaduras de dragón y los zarpazos y las mordidas se curaban. ¿Levantar muertos? Sólo los nigromantes, y esa era magia oscura que hasta a ella le daba respeto tocar.

- Lo que no quiero es que te hagan daño. – Le respondió a esa misma cercanía, aunque apartando la mirada. Eso de los sentimentalismos no era algo con lo que se sintiera muy cómoda. Mejor prefirió volver a beber de la botella, so riesgo de que el Tío Zeus fuera a encontrarlos y escarmentarles un rato. Beber se le daba bien. Ese tipo de conversaciones… no tanto.

Hasta risa le provocó el pensamiento que le cruzó la cabeza que ese sería el momento perfecto para besarlo y terminar haciéndolo como conejos en celo sobre uno de esos costales, que no sería la primera vez y buena falta le hacía. No creía que fuera su mejor idea. Un “intentaré no irme” no era lo mismo a un “me voy a quedar” y ella no iba a pasar por otro episodio a la Shawn Notram. Ya le había tocado aprender a la mala que guardar las distancias cuando dejas que alguien entre en ti – metafórica y literalmente- no era para nada sencillo. Antes lo de ser amigos con derechos que guardaban un secretillo turbio de sus hermanos le había parecido lo más excitante del mundo. Pero Desmond estaba demasiado dentro de ella como para que dejara de importarle lo que hacía o dejara de hacer y...

Tenía miedo de estarse ablandando. Y eso lo sabía, porque tenía miedo de salir lastimada otra vez.

Últimamente tenía miedo de todo.
avatar
Mary Claypool

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 22/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Desmond Jones el Vie Mar 30, 2012 10:06 am

- Me dan ganas de lanzarles un "tragababosas" a los que son sonrisitas y cachorritos de colores, así que si todos fueran así probablemente ya me habría suicidado. - dijo esbozando un amago de sonrisa torcida, un gesto que era muy típico en él.

Negó levemente con la cabeza cuando ella manifestó en voz alta sus preocupaciones. Si tenía que ser sincero aquello también le había pasado por la cabeza alguna vez, pero una de las ventajas de su carácter era que no perdía la paciencia prácticamente ante nada, sólo cuando veía amenazada la vida de alguien a quien quería. Creía que solo podría ser bajo aquella circunstancia que perdiera definitivamente el control. Y se guardaba lo suficiente de no emborracharse en lugares públicos mientras estaba en Londres.

Y entonces se dio cuenta, aquel pensamiento le acababa de dar la respuesta a lo que había preguntado a Mary hacía unos minutos. En Londres jamás podría haber estado bebiendo en un lugar que no fuera encerrado en su propia casa, a solas. A pesar de relacionarse sin problemas con muggles no confiaba del todo en ellos .
Aquel pensamiento hizo que riera por lo bajo, aún sabiendo que quizás Mary pensaría que había enloquecido del todo

- ¿Sabes? Quizás si tengas razón y haya cosas que se pueden hacer aquí y en Londres no. – terminó diciendo sin entrar en demasiados detalles, al tiempo que alcanzaba la botella para beber más.

Había perdido la cuenta de las veces que había hecho ese gesto, y en verdad empezaba a notar la mente nublada y todos sus movimientos considerablemente más lentos, la señal inequivoca que le indicaba que estaba llegando al punto de no poder beber más, pero poco le importaba. Nunca se había caracterizado por hacer lo que se suponía que se debía hacer. Así que iba a seguir bebiendo hasta perder el conocimiento.

- Yo tampoco quiero que te hagan daño a ti, así que supongo que estamos en paz.

En otras circunstancias se habría reido de aquel estúpido momento sentimental pero por alguna razón, en aquellos instantes, se sentía en la necesidad de hacerle saber que era una de las personas importantes para él. Una de las pocas que le aceptaban tal y como era, con sus defectos y sus eternos gruñidos. Y había mucho de aquello en el sexo ocasional que habían compartido, porque de cualquier otro modo nunca habría empezado con aquello, no con todo el riesgo que suponía hacerlo a escondidas de sus respectivas famílias.

- Supongo que mientras tu estés por aquí no será tan terrible no marcharme a Londres. – y esa última frase salió sin pensar y desde luego mucho antes de que pudiera llegar a la conclusión que decirla en voz alta acababa de convertirlo oficialmente en un ñoño – Si le dices a alguien que dije eso me aseguraré que el “tragababosas” vaya para ti. – dijo arrugando la frente, intentando recuperar la compostura y su actitud normal.

Definitivamente estaba siendo una tarde extraña.

_________________
avatar
Desmond Jones
Metamorfomago

Soy : Bad Boy / Trabajador de la Reserva Deathly Hallows Woods
Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 17/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Mary Claypool el Lun Abr 02, 2012 4:12 pm

¿Pensar que Desmond había perdido ya las últimas tuercas que le sujetaban la cabeza en su lugar? ¿Por una risa? Eso sería exagerar un poco a su parecer. Lo que sí pensó, en definitiva, era que el alcohol ya se le había subido a la cabeza. Y eso era gracioso, que se estuviera emborrachando ya antes que ella, aunque suponía que algo tenía que ver que uno de los tragos de él equivaliera a unos dos de los propios.

Se le quedó mirando mientras se reía de a saber qué cosas. Y de cuclillas como estaba no era la posición más cómoda después de todo así que decidió sentarse sobre uno de los costales. Sus movimientos fueron algo torpes, eso sí, porque aunque no estuviera ni cerca de su límite de tolerancia alcohólica, tampoco era inmune al whisky de fuego.

- Entonces si vas a hacer estupideces que sean cosas como... robar tigres y... bichos raros y...eso... no largarte a quien sabe donde. ¿Vale? -

Suspiró largamente antes de dejarse caer por completo sobre el costal, quedando boca arriba. Acostada así no podía seguir bebiendo a riesgo de ahogarse ella sola, pero por lo menos así el piso no comenzaría a darle vueltas.

Fue su turno de reír un poco cuando le decía que si ella estaba en Valgrange entonces tal vez las cosas no serían tan malas. Le dio un golpecito algo torpe en el brazo con la palma de su mano abierta. - Ohhh en serio. ¿Eso vas a hacer? ¿Maldecirme? Quiero verte intentarlo. - Su risita boba iba influenciada por la bebida. Tenía que confesar que se sentía más ligera, por decirlo de alguna manera, habiéndose sacado eso del pecho. Menos enojada, menos preocupada, pero no menos asustada. Dudaba que eso fuera a cambiar pronto, pero por lo menos era un comienzo.

- No creo que ahora mismo podrías ni conjurar un lumos decente. Suerte para ti que no pienso retarte a duelo ni nada, ¿eh? - Volvió a reir y giró un poco para quedar apoyada sobre su costado encima de su colchón improvisado. Estiró el brazo para quitarle de nuevo la botella y ahora sí que le dio un nuevo trago.

Vale, vale. Ese whisky de fuego era de lo mejor que había probado en mucho tiempo.

- Entonces... ¿que podemos hacer para que dejes de alimentar gatitos hormonales y recoger excremento de bichos? Eew... -
avatar
Mary Claypool

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 22/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bichos peludos [Mary]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.