Chloe S. O'Keefe

Ir abajo

Chloe S. O'Keefe

Mensaje  Chloe O'Keefe el Mar Jun 19, 2012 7:37 am

Nombre Completo:

~ Chloe Sophie O'Keefe.

Sexo:

~ Femenino.

Ocupación o formación:

~ Estudió sus 7 años en Hogwarts, en Hufflepuff.

Edad:

~ Murió con 19 años, así que 19 eternos (?). (De su muerte hace 2 años)

Sangre:

~ Limpia.

Raza o Característica Especial:

~ Fantasma.

Miedos / Boggart:

~ ¿Miedo? ¿Un fantasma? Se supone que no le tiene miedo a nada, pero a quedarse sola aún siendo un fantasma es lo que le da pánico. Cuando estaba viva su boggart era ver morir a alguien de su familia y ahora que está muerta eso no ha cambiado.

Patronus:

~ Lobo.

Orientación sexual:

~ Heterosexual.

Descripción Física:

~ Es una muchacha de estatura media tirando a alta (1’68 metros), de silueta curvilínea y cuerpo bien proporcionado. Posee un rostro redondeado en el que destacan sus ojos azul – grisáceos (heredados de su madre), los cuales varían de tonalidad según el tiempo que hace y, están adornados por unas densas pero delicadas pestañas. Su piel es de una tonalidad clara pero no se la llegaría a considerar una joven pálida. Tiene repartidos varios lunares por el cuerpo. Su cabello, ligeramente ondulado, siempre le cae sobre los hombros como si de una cascada dorada se tratase, pues al igual que su padre, posee un cabello rubio como el trigo muy bien cuidado.

Descripción Psicológica:

~ A pesar de su encantadora apariencia de chica adorable y hermosa puede llegar a ser fría y seria con aquellas personas que no le agradan o no le interesan. Suele ser algo imprudente, y a pesar de eso, tiene un carácter y actitud madura, pero cuando está enojada o sus emociones le controlan deja de razonar bien las cosas. Aun así, de vez en cuando se le ve alegre, carismática. Esto no ocurre muy a menudo. En los momentos más inesperados, puede verse hasta fría en su totalidad, y la poca dulzura que parecía emanar de ella se acaba. De personalidad, misteriosa y excéntrica, sarcástica en sus bromas e irónica en sus lecciones y frases. La ambigüedad de su comportamiento se vislumbra en ocasiones en las que se divierte como una niña y otras donde su comportamiento te hiela la sangre. Su mirada es lánguida y penetrante, la cual rara vez cambia a menos que la situación sea de extrema importancia. Tranquila, calmada, para nada extrovertida, no suele inmutarse frecuentemente, y mantiene un bajo perfil. Es una joven terca que suele intentar solucionar los problemas por sus propios medios sin depender de nadie. A veces puede llegar a tener actitudes inocentes y tímidas que la hacen ver más delicada y frágil de lo que en realidad es. Para sí misma ella es perfecta tal como está, sin necesidad de cambiar absolutamente nada en ella. Puede llegar a tomar afecto aunque no lo demuestre con abrazos, palabras bonitas, pero si con acciones, protegiéndolos y cuidando de ellos siempre. Es muy inteligente, y tiene muchísimo carácter. Es escrupulosa no le gusta nada fuera de su sitio. Tiene una visión del mundo muy pesimista, ya que tantas decepciones que tuvo, hicieron que fuera así. No le gusta ponerse a pensar que es un fantasma... le desagrada y acumula aún más odio al pensar que podría ser alguien viva, con piel calida y sonrosada. Y no como un cadaver.

Historia:

~ Una vida tranquila llena de comodidades y enseñanzas no puede ser reprochada. Desde que estaba en el vientre de su madre fue una hija bastante esperada, incluso se puede decir que planeada. Sus padres a pesar de ser un matrimonio arreglado desde que se conocieron por primera vez se habían enamorado. Desde que ella había nacido tuvo los lujos que cualquier ser humano desea e incluso envidia tener. Los mejores vestidos, los mejores broches de cabello. Las mejores enseñanzas, pero sobre todo una familia bastante unida y amorosa. Gracias a ello siempre resaltaba en las notas que se le otorgaban académicas, a pesar de ser una señorita de sociedad. Los modales eran perfectamente memorizados por ella, y siempre el pecho de su padre se inflaba de orgullo cuando se le daba referencias sobre su pequeña. La humildad la adquirió gracias a las historias que su madre le relataba de como era su vida antes de su llegada. La pequeña no entendía como habían podido vivir tales infiernos, y como poco a poco se fueron haciendo de bien, por eso cada que se hacía de tiempo y ahorros se los iba a gastar todo para darlo a pequeños en la calle o incluso casas donde cuidaban a aquellos que no tenían.

Conforme iba pasando los años se fue haciendo de una grata fama entre los jóvenes de la sociedad, muchos de ellos se interesaron en los trabajos caritativos que ella hacía ayudándole cada que podían. Cuando cumplió los 17 años ya tenía una casa para ancianos, y también para niños huérfanos, mucha gente mandaba grandes cantidades de dinero para que la joven pudiera mover a su antojo y cumplir sus propósitos de ayudar a los demás. A su corta edad, se le otorgaban reconocimientos gracias a este tipo de acciones. Incluso se hacían fiestas para recaudar fondos, donde no solo se daba a conocer las obras dadas, también a la joven y a su familia.

Cuando cumplo los 18 años exactamente sus padres le informaron que como toda señorita debía aceptar al hombre que ellos escogieran para que fuera su esposo. Una nueva etapa que tenía que vivir con dignidad. Las ideas de la joven no eran para nada compatible con lo que sus padres ahora destinaban para ella, pero no se podía hacer nada al respecto, pues la sociedad marcaba que aquello era lo correcto y ella como toda mujercita tenía que acatarse a lo que se le impusiera. Aquel tema del matrimonio le robaba el sueño ya que sus padres estaban a la tarea, y aunque era fiel creyente del amor, sus palpitaciones le indicaban que sus padres escogerían al menos indicado. Mientras tanto podía refugiarse en las obras que hacía, aquello la distraería de la angustia y desesperación de su futuro incierto.

Muchos fueron los hombres que quisieron formar parte de su vida, grandes cargos eran los que tenían, incluso apellidos que cualquier señorita deseara, por extraña razón sus padres aun no escogían. Había escuchado varios comentarios desafortunados sobre su condición, muchos aseguraban que ya era una joven que no merecía ser de la clase alta que era y aquella etiqueta la llenaba de una gran tristeza.

Gracias a los profundos sentimientos que la joven tenía por la vida, se dedico a apreciar un poco más la naturaleza, grandes caminatas eran las que daba por los parques londinenses, en ocasiones se sentaba en un banquillo para poder leer un buen libro o solo para pensar, tiempo para ella sola era lo que le servía, había conocido a innumerables personas que habían adquirido ese hobbie que ahora ella tenía.

Rondaba los 19 años, aquel día fue conocido como "la noche de la tragedia". Después de una larga jornada de trabajo había decidido actuar según el plan que había estado planeando desde que se enteró del matrimonio concertado. Chloe no estaba para nada de acuerdo con la situación que sus padres querían darle y era actuar de una forma o quedarse de brazos cruzados viendo pasar la vida que sus padres querían para ella. Se escapó de casa bajando por una "cuerda" de sábanas atadas que había fabricado y corrió por todo Valgrange, buscando un sitio seguro para pasar los días mientras que buscaba algo mejor donde vivir. Pensó en irse a casa de su amiga Kath y mientras se dirigía en dirección a su casa, decidió atajar. Estaba tan cansada que pensó en buscar un lugar para descansar y cuando ya estuviera cargada de energía, reanudar la marcha a casa de su amiga. Se metió en una casa o albergue que parecía estar abandonado y se echó a dormir en unos cartones que habían por el suelo. Ocurrió rápido, tan rápido que no tuvo tiempo ni siquiera de reaccionar y salvar su vida. Algún grupo de adolescentes rebeldes o por alguna causa desconocida, la casa empezó a arder sin ton ni son, Chloe se despertó a causa de que se estaba asfixiando por el humo y no tuvo más remedio que intentar abrir la puerta de la habitación en la que se había metido, que para su desgracia se había atascado y no había manera de abrirla. Estaba atrapada y no tenía otra salida que por aquella puerta, así que no tuvo más remedio que dejarse vencer por la muerte.

Actualmente sigue en el mundo de los vivos pero ésta vez como fantasma, porque el amor que le tenía a la vida, le ha hecho quedarse en ella y no tiene previsto marcharse.

Familia:

~ Violette Marie O'Keefe (Myles de soltera) ~ Madre, 47 años. Metamorfomaga. ~ Sanadora en San Mungo.

~ Ian Manuelle O'Keefe ~ Padre, 49 años. Legeremago ~ FCMI (Funcionario Cooperación Mágica Internacional).

~ Rose Marie O'Keefe ~ Hermana, 15 años. Metamorfomaga. ~ Estudiante.

Stats: None.

Puntos de vida: None.
avatar
Chloe O'Keefe

Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 19/06/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.