Fate

Ir abajo

Fate

Mensaje  Allie Jones el Jue Mayo 03, 2012 7:39 am

Si algo le gustaba a Allison de ser metamorfomaga era precisamente el poder tener múltiples personalidades. A veces se paraba y lo miraba como un juego, como una actuación, pues cada día podía ser una persona totalmente diferente a la que solía ser, y aún así seguía siendo ella misma. La ventaja que tenía aquello es que podía estar tanto en el mundo muggle como en Valgrange que era difícil que la tomasen por una bruja. Por supuesto, llevaba la varita en un bolsillo oculto entre sus ropas, pero más allá parecía una muggle más.

Sonreía mientras caminaba por las atestadas calles londinenses, mientras recordaba una vez más la cara de su abuelo Isaac cuando se había presentado aquella mañana en su casa. Al pobre le daba miedo que sus nietos se expusieran demasiado al peligro, pero Allie había insistido en que bajo aquella apariencia poca gente iba a reconocerla como la bruja que era. Había llegado a bromear al respecto con el pobre hombre y todo.

Levantó la mirada saliendo de sus pensamientos mientras esperaba que el semáforo se pusiera en verde para poder cruzar al otro lado. Había pensado que podía pasar a ver a Sam, pero al final había decidido que no, quizá sería mejor primero preguntarle, puesto que podía estar perfectamente en clase en aquellos precisos instantes. Suspiró al tiempo que agarraba con fuerza el bolso contra su hombro y comenzaba a cruzar el paso de peatones. Seguramente nadie de los que estaban a su alrededor se pensaría en aquel momento que ella, precisamente ella era una bruja. Una de esas “personas” que tanto temían.

Sabía que tenía que volver a casa antes de que su madre escandalizase y empezase a ponerse literalmente histérica, pero a una parte de ella le encantaba aquella libertad que le daba la gran ciudad, mejor dicho el país en general siempre que fuese fuera de los límites de Valgrange. Porque sí, se podía decir que era feliz viviendo allí, pero... A veces añoraba de una manera casi enfermiza el poder moverse con total libertad por el mundo, sin temer que de buenas a primeras te fuesen a arrestar por ser una bruja y poseer magia como si fuera el peor crimen del mundo.

Se llevó una mano al cabello justo en el momento en que pasaba por delante de un escaparate y aunque no fuese la chica más presumida del mundo se quedó unos segundos mirándose en el reflejo y arreglándose el pelo antes de seguir caminando. Al final había decidido que se quedaría un poco más en Londres, al menos para visitar su cafetería favorita de la ciudad y tomarse un Latte de los que tanto le gustaban.

Emprendió camino hacia el lugar. Se sabía la ruta de memoria de tantas veces que la había recorrido durante los años por lo que sus pies prácticamente la llevaron de forma automática hasta el lugar. Cuando llegó a la calle casi de inmediato localizó el edificio y una sonrisa asomó en su rostro cuando una persona por de más conocida pasó por delante de ella. Se quedó para volviendo el rostro hacia la persona y siguiéndole con la mirada unos segundos antes de ser capaz de reaccionar. Lo único que se le ocurrió fue hacer una pregunta de la cual quién sabría si obtendría respuesta o no.

- ¿Jose?

Y no sabía si deseaba que lo fuese o no, no después de tantos meses...

_________________
avatar
Allie Jones
Metamorfomago

Soy : Sweet Girl / Trabajadora social de Siochána
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 15/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.