Conocimiento de Causa

 :: Off Topic :: Fan Fic

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Conocimiento de Causa

Mensaje  Jackson Birahim el Miér Abr 25, 2012 2:28 pm

Atención: Inagurando este topic con este pequeño escrito situado en el 2023 osea 5 años después. :B Disfrutenme en mi etapa mas tierna




Clima frío. Cielo despejado y un dejo de aire invernal que erizaba la piel de múltiples formas. La ciudad de LeValgrange actual gozaba de una tranquilidad que indudablemente se había ganado a base de muchísimo esfuerzo y dedicación. Las disputas entre los Brigadistas, la Resistencia y el Movimiento habían cesado o al menos se mantenían en paz.Todo había mejorado, los habitantes de Le Valgrange trabajaban incansablemente de día y de noche, las 24 horas, los 365 días del año. Su labor era uno de los pilares que mantenían a la sociedad mágica y muggle actual funcionando o al menos intentándolo arduamente. A pesar de todo aquello, había labores mucho más importantes que opacaban por completo al trabajo en las oficinas y una de ellas era el ser padre de tiempo completo.

Había pocos magos que se daban el lujo de ser auror y padre a la vez pues tristemente las cruentas batallas dejaron a muchos niños sin esa figura paterna que los formaría a base de valores dentro de la sociedad, por fortuna Jackson Birahim no era uno de ellos.

Su relación con Brownie Kraul había sido bastante atropellada, se casaron al calor de las copas en Las Vegas y se divorciaron meses después al ver que su relación no estaba funcionando como debería pero decidieron intentarlo otra vez, casándose a 20 días de haber firmado el acta de divorcio. Lo único que mantenía esa conexión con la chica lobo funcionando además del amor que aun existía en ellos y los bellos pero viejos recuerdos era un pequeño ser de cabellos oscuros como el ébano y ojos mentolados que no daba pie a aspirar algo de quietud a donde quiera que iba pues era, como lo decía su abuela era ¨un engendro de Satán,traído desde las mismas fauces del infierno.¨, es decir, un torbellino de hiperactividad, travieso y singularmente encantador. Su rostro lleno de picara inocencia derretía a todos como si fuese nieve en un fogón. Robin Marie Birahim era en esencia la única mujer que no dejaba si quiera pensar propiamente al corpulento auror.

Desde que había la niña había nacido, no pasaba ni un solo día en que el dejara de llevarle al parque por las tardes, era una de sus actividades predilectas y por la única actividad por la que podría mandar al cuerno al trabajo y sus problemas personales. Como era su costumbre, Jackson fue por Robin al terminar su jornada laboral para llevarla al parque. Cuando llegaron al lugar, la pequeñina saltó de los hombros de su padre y de inmediato corrió hacia la nieve, esta hizo una bola de nieve y la arrojo hacia su padre, quien sonriente hizo una mas pequeña para devolverle el golpe y de pronto se hizo una intensa y cruenta batalla de nieve en la que, lamentablemente aquel valiente auror sufrió una penosa derrota a manos de su pequeña hija.

-Vamos, princesa ¿quieres ir al columpio?- preguntó el hawaiano a conciencia de que ya sabría la respuesta. –shi, papi me guta el polumpio- Después los fuertísimos brazos del auror tomaron a la nena y la coloco en sus hombros, Robin no dejaba de abrazar a su papito pues este le había inculcado que la forma de demostrar el cariño más puro y sincero era dando un fuerte abrazo y así su hija había aprendido lo propio.

Al visualizar los columpios a lo lejos, Jackson comenzó a saltar de forma graciosa sin dejar de sostener a Robin quien no paraba de reír, sumamente divertida. Cada que ella salía con su padre, regresaba a casa sumamente cansada o bien dormida en los brazos de su padre pero muy feliz, acto que embelesaba al extraficante. Al llegar a los juegos la niña le observo concienzudamente y sin tapujos le hizo una pregunta bastante sugerente al actual auror.

-- Papi, en one conocite a mami?- pregunto inocente la niña. Su padre, por otra parte, incomodo por la pregunta respondió.
-No está bien que sepas esa clase de cosas, princesa. Eres muy pequeña para saber- realmente la negación no era una de las cualidades más notables en el auror pues siempre hablaba claro sobre cualquier tema, bueno, CASI cualquier tema. No podría decirle a su pequeño retoño de 4 años que la primera vez que vio a su madre contrajeron matrimonio al instante, que había tenido sexo con ella sin conocerla y que casi se mueren los dos en una horrible explosión en Noruega y que después volvieron a encontrarse para tener sexo salvaje. Esos, eran detalles que obviamente Jackson omitiría pues no quería subyugar la pulcra inocencia de la menor.

-Papi, nime! Anane!! – la niña insistía e insistía y realmente Jackson no sabía primeramente como responderle y en segundo por donde comenzaría, si por la primera copa que le mando a Brownie en la mesa de BlackJack o las miradas furtivas que se lanzaron ambos en los dados. – Me estas poniendo en un predicamento, niña- finalizo el hawaiano -Papi, ¿Qué es pledicamiento?- pregunto Robin ingenuamente. – Ah pues significa que me pones en una difícil situación, Robini Mancini-respondió el auror. – ah y entonces me vash a decir como conocite a Mami, Papi?- volvió a insistir la pequeña Kraul. Claramente la niña no olvidaría tan fácil aquella pregunta que había formulado ya que teniendo la perspicacia de su madre y la terquedad de su padre haría hasta lo imposible por sacarle la verdad a Jackson y por su propia paz mental debía responderle, tal y como acostumbraba hablarle. Después hubo unos ligeros instantes de un gélido silencio…

-Muy bien, hermosa. Te contaré la historia de cómo conocí a tu madre, estas lista?- al fin le contesto. –shi, papi!- la niña se sentó en un columpio y su padre comenzó a empujarle mientras carraspeaba incomodo por comenzar a mentirle a su hija, ese sentimiento era algo muy desagradable pero era lo mejor, Robin estaba demasiado chiquita para entender las complejas y extrañas relaciones de los adultos. – Pújale fuete papi!- gritó la niña sonriendo de oreja a oreja. –ok, muñeca…Bien, aquí voy…- Jackson empujó el columpio ligeramente y suspiró para darse ánimos. -Todo comenzó una noche en la cual tu tía Rashel me había estado insistiendo en que fuera a acompañarla hasta Las Vegas…- y así comenzó la historia del como Jackson Birahim y Brownie Kraul se habían conocido y posteriormente procreado al tormento del Kindergarten.
-Entoces conocite a mami en una entevisa de tabajo...- decretó la menor. – Así es, lindura. Tu madre y yo estábamos esperando al supervisor que nos daría la entrevista. – finalizó el auror, sintiéndose de lo peor por haberle mentido a su hija. –Mami me dijo ota cosa- murmuró visualmente confundida. – ¿Ah si? Y ¿que fue lo que te dijo tu madre?- La incomodidad de la pregunta iba mucho más allá de lo que él podía soportar, pero era clásico en Brownie hablarle con la verdad a su pequeña aunque esta no tuviera ni idea de lo que significaba. –Me ijo que tuvieron en un bar y que se pusieron bolachos y que luego se casaron y se ¨cotaron¨ jutos…- dijo Robin sin malicia alguna. Al escuchar aquello, el auror se sonrojó tanto, que su piel si bien antes de ese comentario era de un tono dorado oscuro ahora se parecía al anaranjado brillante. Enseguida carraspeó avergonzado y le pidió a su hijita que continuara con la historia con un ademán. –Y que más te dijo tu madre?- Jackson estaba dispuesto a oír toda la historia completa pues a pesar de que era verídica, el hecho de que se la hubiese contado sin pudor alguno a la niña le molestaba hasta cierto punto, aunque le admiraba que no tuviera ninguna clase de secretos para con ella.-shi, y me dijo que despes que una bomba hizo puff!! Allá lejos one tan los hielos ganotes- finalizó la niña. –Noruega, linda, ese lugar se llama Noruega- le corrigió el auror dulcemente. –shi! Allí y que lego casi morían así...como mi perrito Flappy .- terminada la frase le sonrió inocentemente a su padre y luego le pidió que le empujara mucho más fuerte.
Hasta donde había llegado Brownie al contarle la verdad a la pequeña de como habían sido las cosas. Él hubiera deseado que su adorada Brownie tuviera un poco mas de tacto con la niña pero también agradecía que fuese sincera y que le tuviera la confianza de hacerle saber todo pero eso no quitaba el hecho de que se sentía un poco asustado con lo que la menor había dicho. Jackson siguió empujando el columpio mientras la niña reía y reía sin parar, suspiró fuertemente y sonrió para si mismo.

- Con que eso te dijo tu mami, eh? De acuerdo, y dime preciosa ¿cual historia te gusta más? dijo Jackson ya un poco más tranquilo, pues le gustaba creer que esa historia se le olvidaría tiempo después ya que estaba muy pequeña para recordarla siempre o bueno quería confiar en que así sería. -La de mi mami, la tuya t aburrida…- dijo ella mientras disfrutaba del columpio. El por su parte bufó sorprendido ante la respuesta de su hijita, ¿el aburrido? Él podía ser todo menos aburrido, lanzó una carcajada y siguió empujando el columpio esta vez con un poco más de fuerza.

Un par de horas después, como era costumbre, Jackson llevaba a la pequeña Robin en los brazos mientras caminaba de regreso a su hogar, la niña quien dormía gustosamente en los brazos de su padre exhaló intensamente y sonrió entre sueños, el la miraba con ternura y cariño, el sabia que había algo en sus ojos que era básicamente su perdición total, un brillo bastante singular en aquellos ojitos pizpiretos de tono azulado con rasgos dorados en el interior. -te quiero mi cachorrita hermosa susurro mientras le depositaba un beso en la frente. Jackson siguió caminando hasta llegar a su hogar que no estaba tan lejos del parque.

Cuando subió el ultimo escalón de la pequeña escalinata, la puerta se abrió y solo se mostro una sombra femenina quien recibía a Jackson con un intenso beso y a la niña con otro mucho mas tierno.
-hey tú!! remedo de Tarzán! ¿Cómo te fue? preguntó BrownieKraul en un tono bastante amoroso -Muy bien, Robin se divirtió como nunca… dijo Jackson mientras dejaba a la niña en el sofá con delicadeza y le ponía una frazada encima. La niña inconscientemente tomó al lobito de peluche que perteneció a su madre y lo apretó mientras seguía durmiendo, Jackson le deposito un tierno beso en la frente de nuevo y se dirigió hacia Brownie con una mueca de falsa molestia -Con la novedad de que nos considera un par de degenerados amorales que no respetaron el significado real del matrimonio…y por si fuera poco me dijo que soy un aburrido de lo peor…- finalizó el auror mientras tomaba de la cintura a su mujer y esta sonreía cínicamente, Jackson la tomó del mentón y la observó detenidamente por algunos segundos –Dilo…quiero que lo digas por favor…- Brownie lograba ver en la mirada de Jackson que aquel amor que se profesaron 4 años atrás seguía intacto incluso que había mucho mas de lo que ella se había podido imaginar. -He visto un millar de ojos en toda mi vida, pero mi vida realmente comenzó cuando miré los tuyos… De pronto los dos se unieron en un pasional y tierno beso que hizo que Robin entreabriera los ojos y sonriera exhausta para luego quedarse completamente dormida.

_________________
+Ficha+
avatar
Jackson Birahim
Mago

Soy : Traficante de Armas y Pociones
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 20/03/2012
Localización : En las entrañas del infierno

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Conocimiento de Causa

Mensaje  Brownie Kraul el Jue Abr 26, 2012 5:46 am

jajajajajaja no me extrañaria que Brown dijera la verdad despues de todo el amor se profesa!!!

oye! si tu eres auror yo tmb!!! jajajaja
te amo tarzan descarado!!!

mira aqui esta nuestra hija Robi


_________________
avatar
Brownie Kraul
Licántropo

Soy : Powerpuff Girl / Dueña de Scarlett Moon
Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 14/03/2012
Edad : 29
Localización : in the shadows
Empleo /Ocio : vagabunda en cuestion...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Off Topic :: Fan Fic

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.