Entre Hermanos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entre Hermanos

Mensaje  Caroline Lompard el Mar Abr 10, 2012 2:06 am

12 de diciembre

Vio pasar a su madre por enésima vez por delante de la puerta. Ya había perdido hasta la cuenta y es que teniendo dos hermanas en casa de apenas medio mes, la hicieron plantearse muchas cosas. La primera: No tener hijos hasta los treinta y seis años. Se había dado cuenta en aquel pequeño período de tiempo el trabajo, por no decir TRABAJO que daban. Vale que dos daban el doble de trabajo, pero aunque mentalmente lo dividiera entre dos le seguía pareciendo una barbaridad y es que se pasaba el día viendo a su madre de un lado a otro con cosas para bebé.

Agobiante.

Puso los ojos en blanco al volver a ver a su madre pasar con Patrice o Paige, seguía sin saber distinguirlas a pesar de que su madre lo conseguía mientras que su padre no, a veces Caroline creía que ni lo intentaba. Eso sí, no podía evitar esbozar una sonrisa cada vez que le oía decir “las mocosas”. Volvió la mirada y se encontró con aquella nota que la hizo sonreír y al mismo tiempo consiguió que volviera a entrar en aquel dilema que llevaba sufriendo desde bien temprano, porque podía ser un desastre, si, pero le gustaba estar perfecta. Quizá un defecto que había heredado de su madre.

En esos momentos hubiese deseado dos cosas: o que sus hermanas fueran ya lo suficientemente mayores como para darle una opinión o que su madre no estuviese tan ocupada con ellas y pudiera ayudarla con aquel tipo de temas, la única persona que le quedaba en la casa era Jacques y no creía que le fuese a ser de mucha ayuda en aquel tema en concreto, aunque si era cierto que Jacques siempre le había aconsejado bien, así que... ¿por qué no probar?

Cruzó el pasillo para llegar a la puerta de su hermano tocando primero con los nudillos y abriendo después la puerta. Aún se preguntaba cómo lo hacía su hermano para dormir por las noches con la escandalera que podían llegar a montar las mellizas. Había llegado a sospechar que lanzaba algún hechizo insonorizador. ¿Sería posible? Miró a su hermano esbozando una sonrisa antes de sentarse sobre la cama.

- Oye... – Algo en su interior la hizo “echarse para atrás” – Al final no llegué a preguntarte por aquello – Empezó a decir mientras echaba un vistazo a la habitación como si realmente fuese la primera vez que entraba – ¿No te parece muy extraño que Sunday esté con Mihjail? ¡Es un viejo! Le saca por lo menos veinte años – Caroline tan exagerada como siempre y tan poco delicada, porque aquella expresión podía recordar perfectamente a cuando se enfadó con el embarazo de su madre. –Tú eres mil veces mejor... - Sentenció en el último momento esbozando una sonrisa.

Ella se lo perdía, pensó sin saber que su hermano había pensado lo mismo en aquella misma habitación meses atrás. Iba a volver a abrir la boca cuando el llanto de alguna de sus dos hermanas inundo el piso superior.

- En serio... ¿cómo puedes estar tan descansado cuando todas las noches montan espectáculos del tipo? No recuerdo que tu llorases tanto... – Dijo mientras instintivamente se tapaba durante unos segundos las orejas con las manos – Suerte que esta noche no duermo en casa... ¡Podré descansar!

Solo decir aquello la volvió a llevar al dilema que le había provocado aquella nota e incluso llegó a preguntarse por enésima vez... – Por cierto... ¿Sabes que le pasa a papá conmigo que sigue tan raro? Pensaba que a estas alturas se le habría pasado... ¡Tendrías que ver las miradas que me lanza a veces!
avatar
Caroline Lompard
Bruja

Soy : Niña de sus ojos / Experta en Pociones
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 03/02/2012
Edad : 28
Localización : Escocia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Hermanos

Mensaje  Jacques Lompard el Dom Abr 15, 2012 5:07 pm

Jacques permaneció tumbado en la cama, quitándose los auriculares negros de música y dejándolos colgando de su cuello. Si no fuera porque estaba justo en frente de la puerta, no se habría dado cuenta que su hermana había entrado en la habitación, estaba claro que la música estaba demasiado alta. Sobre sus rodillas descansaba su libreta de partituras, no estaba excesivamente inspirado aquellos últimos días, así que solo se entretenía en repasar una y otra vez el última tema que habían compuesto Selene y él. Había algo que no le acababa de gustar, pero no sabía qué. Aunque por separado la música y la letra le parecían geniales, juntas simplemente... No encajaban.

La manera de abrir conversación de Caroline lo sorprendió. Ella siempre tan directa. Se encogió de hombros haciendole ver a su hermana que no quería hablar sobre el tema. Pero su último comentario le consiguió arrancar una fina sonrisa, quizá algo más amarga de lo que hubiera querido mostrar. - No pasa nada. Al menos sé que yo no tengo ningún problema, ¿no? - En aquel momento no estaba seguro de si le había contado a Caroline la conversación que había tenido con la rubia en el aula de encantamientos. Su boca había sido más rápida que su cerebro. A veces a él también le pasaba. Seguro que ella lo entendería...

“Suerte que esta noche no duermo en casa...” - ¿Esta noche? - Jacques arqueó una ceja y después dibujó una sonrisa torcida en su rostro. - Dirás todas estas noches... - Caroline había cogido la manía de pasar las noches fuera de casa, y no la culpaba por hacerlo, es más, el hubiera hecho lo mismo si tuviera un sitio donde poder estar... Cuando las gemelas se coordinaban, no había posibilidad alguna de dormir del tirón.

- ¿Estás segura que sigue enfadado por lo mismo? - Agachó la cabeza y nerviosamente repasó las notas que había dibujadas en el cuaderno. - Papá no puede estar tanto tiempo enfadado contigo. - Jugó con la pluma entre sus dedos, manchándose un poco de tinta negra pero no le importó. - ¿Por qué no se lo preguntas? - Un buen consejo si no estuvieran hablando de Zeus Lompard.
avatar
Jacques Lompard
Mago

Soy : ... un Forever Alone.
Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Empleo /Ocio : Dependiente de la tienda de varitas de Valgrange.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Hermanos

Mensaje  Caroline Lompard el Mar Abr 17, 2012 3:15 am

Caroline llegó casi de inmediato a la conclusión de que de no haber sido porque se había puesto tan cerca de él, su hermano ni habría notado su presencia en la habitación. ¿De verdad se ponía la música tan alta? ¿En serio?

Enseguida captó el mensaje de su hermano, pero... ¡No iba a ser tan fácil librarse de ello! – Sí, tienes un problema. Eres demasiado bueno..., podrías haber heredado algo de mamá, ¿no? Además del físico, claro está. – Sonrió ligeramente mientras se acercaba más a él cogiendo la libreta de partituras. No sabía solfeo ni leer las notas musicales, en resumen: para ella eso era chino, aún así mantuvo su mirada fija durante unos largos segundos en todas aquellas notas y apuntes de su hermano – Jacques... aún no me contaste que pasó en Hogwarts exactamente. Así que ya estás hablando... Sabes perfectamente que es bueno sacar las cosas afuera... así que ya sabes... ¡Escupe! – Gesticuló incluso con las manos después de dejar la libreta de partituras cerca de la almohada de su hermano – ¡Yo siempre te lo cuento todo! ¡Incluso te hable de mi primera vez! – ¿Un forma de decir indirectamente que más le valía contárselo? Quizá.

La expresión de su hermano le provoco una sonrisa muy distinta a la que él estaba esbozando, más bien era divertida – ¡Oye! También he estado en casa de Daphne y ayer me quede con la tía Mel... Todo sea por poder dormir ocho horas seguidas sin ninguna interrupción. – Se defendió, aunque sí que era cierto que eso le estaba sirviendo de excusa para pasar más noches en casa de Ethan – Si no fueses tan niño bueno y tuvieras alguien con quien dormir por las noches, seguro que tampoco te quedarías aquí con las dos hermanas que nos han tocado – Eso estaba claro, cualquier persona normal preferiría dormir nueve horas bien dormidas a dormir como se dormía allí últimamente. Claro que, si se tenía en cuenta el factor de que eran magos y podían insonorizar la habitación..., pero había que decir que la compañía también era un factor importante en aquel caso.

- ¿Si no por qué iba a estar enfadado? Recuerda que fue con mamá con la que tuve el problema y ella es algo así como “intocable” para papá... – Pues claro que era “intocable”, pero ella también había entrado en esa categoría, por algo era la niña de sus ojos, ¿no? Por eso posiblemente no entendiera realmente a que venía un enfado tan prolongado – Es que, que yo sepa no he hecho nada que pudiera haberle molestado, ¿no? – Se quedó durante unos segundos pensativa hasta que volvió a oír a Jacques - ¿Estamos hablando del mismo papá o es que de repente has averiguado que no eres hijo de papá? – Sí, se había hecho un lío ella sola con la frase, pero sabía (o mejor dicho, intuía) que Jacques sabría a lo que se estaba refiriendo – Porque no creo que me fuese a responder... Como mucho me gano un gruñido y una mirada asesina “by daddy”.

Ambos sabían cómo era Zeus.
avatar
Caroline Lompard
Bruja

Soy : Niña de sus ojos / Experta en Pociones
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 03/02/2012
Edad : 28
Localización : Escocia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Hermanos

Mensaje  Jacques Lompard el Mar Abr 17, 2012 4:34 am

- Soy yo quién te dice siempre que es bueno sacar las cosas fuera. No uses mi comodín contra mí. - Dijo poniéndose serio durante unos segundos en los que además apuntó a su hermana con el dedo índice, bastante amenazante. - Ya sabes lo que pasó. Lo he contado cientos de veces. - Por supuesto: la llegada del brigadista, los disparos, la sangre de Sunday por todas partes, y la entrada a lo macho de Mihjail echando abajo la puerta. Todo lo que había sucedido. Los hechos. ¿Las confesiones? ¿Sus miedos? No. Eso no.

Era raro, a Jacques siempre le encantaba hablar de los sentimientos, tanto suyos como ajenos. Nunca había tenido ningún tapujo. Era un campo que le apasionaba. Quizá porque en su casa nunca había nadie que hubiera hablado abiertamente de ellos. ¡Puf! Podía contar con los dedos de una mano las veces que, en su presencia, su padre le había dicho “te quiero” a su madre. Seguro que en privado habían sido unas cuantas más... O eso esperaba él.

¡Y hablando de confesiones!

-Un momento Carol, yo nunca quise que me hablaras de “eso”. - Gesticuló haciendo las comillas en el aire mientras pronunciaba la palabra 'eso'. Quería mucho a su hermana, pero de ahí a querer saber sus intimidades sexuales había un paso muy grande que no pensaba dar.

¿Niño bueno? ¿Alguien con quien dormir por las noches? - Carol, no tengo a nadie con quien dormir porque no le intereso a nadie. ¿O crees que me gusta estar solo? - Quizá ahí si había mentido un poco, Jacques tenía sus momentos de recogimiento, en los que necesitaba tranquilidad y soledad. Fuera como fuera inconscientemente se acurrucó un poco mejor en la cama, flexionando las piernas.

Dejó que su hermana siguiera su reflexión sobre su padre mientras él parecía destraído mirandose las manchas de tinta negra de los dedos. Cuando por fin hubo acabado, volvió al principio, como si ella no lo hubiera entendido bien la primera vez y necesitara una repetición. - Carol, papá no puede estar tanto tiempo enfadado contigo. Algo has hecho. La has cagado. - Algunos consideraban a su padre una persona complicada, a él le parecía bastante simple. - Si le tocas las narices, acabará hablando. - El problema es que quizá hablará más de lo necesario, mucho más de lo que en verdad querías saber. - Su boca le puede. - Se quedó unos segundos callado, haciéndose el pensativo. - ¡Mira! ¡Cómo a ti! - Sonrisa de oreja a oreja.
avatar
Jacques Lompard
Mago

Soy : ... un Forever Alone.
Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Empleo /Ocio : Dependiente de la tienda de varitas de Valgrange.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Hermanos

Mensaje  Caroline Lompard el Mar Abr 17, 2012 10:00 am

- Puedo usar tu comodín contra ti. ¿Acaso me lo vas a impedir? – Le pregunta mientras se inclina ligeramente hacía adelante acercándose a él y esbozando en el último momento una sonrisa – Ya... Soy tu hermana. No soy una amiga a la que puedas engañar. Sé que hay algo que no nos has contado.– “No soy ninguna estúpida” y no obstante no lo dijo porque sabía que era capaz de venirle con eso de “Yo no he dicho que seas estúpida” cuando ella simplemente estaba usando una expresión. No había cosa que le molestase más que eso.

¿Qué más le daba a ella en ese momento que nunca hubiese querido que le hablase de eso? El caso es que lo había hecho. – ¡Eso es mentira! ¡Seguro que le interesas a alguien! Quizá simplemente no te estás dando cuenta. Es imposible que ella sea la última persona a la que le vayas a interesar... – Se atrevió a decir. Aquellas palabras de su hermano le habían sonado como si hubiese tirado la toalla con respecto a todo aquel tema. Levantó la mirada azul al techo durante unos segundos pensando en aquello que su hermano acababa de decir. Que ella había hecho algo. Que la había cagado. – Yo no he hecho nada. Que yo recuerde, vamos... – Y aunque le hubiese encantado seguir hablando del tema decide que hay cosas más importantes de las que preocuparse en ese momento. Ni siquiera el hecho de que le diga que su boca al igual que a su padre le puede, la hace replicar.

Se levanta y va presta hasta la puerta cruzándola y perdiéndose de la vista de su hermano sin volver a aparecer en el dormitorio hasta pasados unos cuantos minutos. Se ha puesto el camisón y además (como buena costumbre femenina) lleva dos bols con helado. Uno para ella misma y otro para su hermano, de su sabor favorito además: vainilla. Le tiende el de vainilla a su hermano al tiempo que se tumba bocabajo en la cama y se lleva una cucharada de helado a la boca.

- He decidido cambiar de planes. Ya que nadie quiere dormir contigo lo haré yo – Esboza una sonrisa a su hermano y le mira con dulzura en sus ojos azules antes de volver a poner la vista al frente. En aquel tiempo también le había mandado un mensaje a Ethan diciéndole que le había salido algo. La familia era una prioridad, ¿no? – ¿De verdad crees que tengo que tocarle las narices a papá? No tengo ganas de ver como se le hincha la vena de la sien – Bromea antes de volver a llevarse otra cucharada a la boca y saborear el helado que le provoca un escalofrío cuando lo traga debido a su baja temperatura. Comer helado en pleno diciembre, algunos la podían considerar loca..., pero le daba igual. – Ya se le pasará... No creo que lo que sea que haya hecho sea peor que faltarle el respeto a mamá – Cosa que ahora que lo pensaba en frío. Se arrepentía y todo. A veces deseaba tener un giratiempos y lanzarse a sí misma un Desmaius o un Obliviate y cambiar todo aquello. No habría tenido que pasarlo después tan mal .

Entonces fue cuando sus orbes azules fueron a parar al libro de partituras.

- ¿Alguna canción nueva? .... A veces me he preguntado... ¿te ayuda a superar malos momentos? – Era algo que se había preguntado bastantes veces, porque siempre había llegado a la conclusión (posiblemente acertada) de que la inspiración tenía que venir dada sobretodo de momentos de la vida de una persona, ya fueran estos malos o buenos. Y ya le había quedado bastante claro a esas alturas de la vida que no todo era de color de rosa. –¿Te ayudo con eso?
avatar
Caroline Lompard
Bruja

Soy : Niña de sus ojos / Experta en Pociones
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 03/02/2012
Edad : 28
Localización : Escocia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Hermanos

Mensaje  Jacques Lompard el Vie Abr 27, 2012 10:06 am

Como siempre, contraatacó sacando la puntilla a los comentarios. - Ahí está el problema, Carol. Que soy la última persona del planeta que le interesa.

Después de eso, Carol desapareció durante unos minutos, dejando a Jacques algo confundido. - ¿Dónde...? - Preguntó a media voz, seguro que no lo había oído. Frunció el ceño. Odiaba cuando su hermana hacía eso, algo completamente inesperado y espontaneo... ¡porque nunca le contaba nada! Se levantó de la cama y sobre la camiseta de manga corta de estar por casa que llevaba, se puso la parte de arriba del pijama a cuadros. Volvió de nuevo a la cama, se sentó cruzando las piernas y esperó pacientemente a que volviera.

¿Iba a volver, no?

Sonrió de medio lado cuando la vió aparecer pero de nuevo volvió a fruncir el ceño cuando vio todo lo que llevaba. - ¡AH! … ¿Esto es lo que hacéis las chicas en vuestras fiestas de pijamas? - A su mente saltaron aquellas típicas imágenes que todos se imaginaban cuando pensaban en una noche de chicas, donde además se contaban intimidades y reían al criticar a los chicos, mientras se pintaban y se probaban modelitos. ¿Qué chico no había deseado alguna vez mirar uno de esos “rituales” desde un pequeño agujerito? Él lo había intentando una vez que las amigas de Carol se quedaron a dormir en su casa en Cardiff, lástima que su padre lo acabará pillando. No se libró de los gritos pero ¡al menos no se chivó a su madre! - ¿Ahora me pintaras las uñas de los pies? - Rió divertido intentando sacar el humor de donde pudiera.

Tomó el bol que le ofrecía su hermana y por lo frío que estaba lo dejó a un lado frotandose después las manos contra las rodillas. “¿De verdad crees que tengo que tocarle las narices a papá?” - ¿Por qué no? - La vena de la sien de su padre: una señal a la que temer. A veces incluso se había preocupado por su salud en aquellos momentos: ¿cómo podía marcarse tanto? ¿Sería eso el signo de algún problema circulatorio o coronario? - Pero sí tienes ganas de saber que le pasa contigo, ¿no? Es como arrancarse una tirita, mejor rápido. Duele, pero es solo unos segundos.

Sus ojos verdes siguieron los de Caroline hasta el libro de partituras. Sabía que lo único que entendería de todo lo allí escrito sería el titulo de la canción “But I will never forget”. - No. - Contestó simple y llanamente a la pregunta de su hermana. - Solo sirve para sacar algo bueno de todo eso... pero lo pasas igual de mal.

Jacques se quedó mirando fijamente a su hermana durante unos largos segundos, recapacitando sobre sus últimas palabras.
¿Te ayuda a superar malos momentos?
¿Te ayudo con eso?
“Eso”... Definitivamente a Caroline le tenía que haber costado mucho ser tan indirecta, tanto, que su duda estaba entre si le estaba diciendo disimuladamente lo que creía, o simplemente era él el que se estaba comiendo la cabeza con una frase sin dobles sentidos escondidos.

- Son paranoias mías... Quizá le doy muchas vueltas a las cosas. - Se pasó una mano por el cabello, disfrutando de las cosquillas que le producía al pasar entre sus dedos. - O quizá es que he sido un idiota todo este tiempo y no me había dado cuenta... - Estiró la espalda, buscando recuperar el hilo de sus pensamientos mientras intentaba aliviar la tensión que sentía en la zona lumbar debido al largo tiempo que llevaba en aquella posición. - No valgo para ser medimago, Carol. Tuve... - Dudó antes de continuar, hundiendo la cuchara en el helado. - Tengo miedo.

Quizá un poco de vainilla le ayudaría a sentirse mejor. Pensándolo mejor, se llevó una buena cucharada a la boca, tan llena la tenía que casi no podría ni respirar. Hizo un gesto con la mano a su hermana, pidiéndole que esperara que aún no había terminado de hablar. Tardó al menos un par de minutos en recuperar parte de la sensibilidad en la lengua y la capacidad para hablar sin tartamudear.

- Es como si de repente me hubiera dado de narices contra una pared que no había visto, como si todo estuviera patas arriba. - Respiró hondo. Sabía que se le podía ocurrir un símil mejor. - ¿Sabes los nudos marineros? Así me siento ahora, y no sé por donde empezar a desenredar.

Se calló durante unos segundos más. ¿Pero qué estaba diciendo? Rebobinaba una y otra lo que había dicho y no se entendía ni él mismo. ¡Su cabeza parecía un batido de frutas!

- Te puedes ir con Ethan. Estoy bien. - Tenía que intentarlo.
avatar
Jacques Lompard
Mago

Soy : ... un Forever Alone.
Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 12/03/2012
Empleo /Ocio : Dependiente de la tienda de varitas de Valgrange.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Hermanos

Mensaje  Caroline Lompard el Miér Mayo 16, 2012 9:54 am

- Ya, bueno..., pero es que últimamente es tan... tranquilo, que no quiero hacer explotar la bomba, ¿sabes? Aunque juraría que cuando no dejan de berrear al unísono empieza a perder la paciencia por momentos – Comentó con una sonrisita. Aún recordaba perfectamente su cara cuando bajó con Paige y les dijo que eran dos... Todo un poema la verdad. Lo que realmente le dio gracia a la ojiazul fue que Jacques le contara que él ya había pensado en esa posibilidad.

¿Cómo no había pensado ella en eso?

- Si no tuvieses miedo serías un insensato… Realmente no hay nada malo en tener miedo, eso simplemente te hace humano. – Dijo la muchacha mientras se llevaba una cucharada de helado a la boca, aunque definitivamente no tan grande como la que se llevó Jacques que le estaba haciendo señas de que no había terminado…, pero, ella iba a decir lo que pensaba porque sino se le iba a ir de la cabeza – Además, nadie nace sabiendo. ¡Eras…, quiero decir, eres, un aprendiz! Por todos los magos no pretendas ser como la abuela o la bisabuela o el tío Aiden. – Jacques, aunque seamos magos, no somos súper héroes, en la vida real pasan estas cosas… Cosas que no pasaran en los libros de ficción que nos hemos leído a lo largo de los años. Para bien o para mal es así…

Frunció el entrecejo en el momento en que su hermano se puso a hablar (al que seguro le había molestado horriblemente que lo interrumpiera) – Pues… No sé, quizá deberías aceptar lo que ahora has descubierto y empezar desde ahí para desenredar esos nudos o superar la pared con la que te has topado, pero desde luego, dándote por vencido y haciendo algo tan… tan… tan… no tú, como lo de las varitas, no vas a solucionar nada – Estaba siendo sincera, porque si su hermano quería que simplemente le mintiese y le dijera algo que le hiciera sentirse mejor (si es lo que estaba diciendo no lo hacía) podía hacerlo perfectamente, pero, no lo creyó oportuno en aquel momento.

¿Había oído bien? ¿Le había dicho que podía irse con Ethan y que él estaba bien? Soltó una risita, de esas que se sueltan cuando sabes perfectamente que alguien está intentando quedarse contigo o simplemente intentando hacerte creer, sin éxito, que están perfectamente – Ya... Claro..., por supuesto. – Se quedó unos segundos callada que aprovechó para tomarse otra cucharada de helado – ¿Esperas que me crea eso después del discursito que me acabas de soltar? ¿De verdad? No sabía que pensaras que era tan ingenua... – Añadió con cierto tono de broma en las últimas palabras, dando a entender que no creía que lo pensara realmente.

Le miró durante unos segundos antes de levantar parte del edredón de la cama de su hermano y meterse dentro – No me he puesto el pijama y quitado el maquillaje para tener que volver a vestirme... – Dijo como si aquel fuese el único motivo por el cual estaba dispuesta a no moverse de allí. Se tapó las piernas y quedó sentada con el respaldo contra la cabecera de la cama. – Además... Me gusta pasar tiempo contigo – Se encogió de hombros y se terminó lo poco que le quedaba de helado antes de volver la mirada a su hermano y dedicarle una pequeña sonrisa – Y sé perfectamente cuando me necesitas... o... cuando necesitas a alguien.

Porque si, hasta ella entendía que posiblemente hubiese cosas que no quisiera hablar con ella y prefiriese hablar con los amigos, después de todo ella era una chica o incluso con Paula... ¿no?
avatar
Caroline Lompard
Bruja

Soy : Niña de sus ojos / Experta en Pociones
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 03/02/2012
Edad : 28
Localización : Escocia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entre Hermanos

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.